MI BLOG

Hola, bienvenidos a mi blog.

Este es mi rinconcinto, en el que no hablo de política, ni de religión..... ni de temas espinosos.
Solo lo uso, para contar mis ilusiones, mis sueños, mis tonterías, mis momentos, mis fantasías .... según me dé. Mis días buenos y mis días malos.
Algo distinto..... en el que me expreso, tal y como soy.

Espero que os guste.

lunes, 14 de marzo de 2016

CHARLAS CONMIGO MISMA




       Llevo un tiempo mirando al futuro... a ese futuro incierto. Ese futuro que me deja poco espacio para la fantasía, porque es demasiado real.

       Ese futuro que me aprisiona la garganta y que no me deja evadir mi mente en lo que siempre me ha gustado. No me quedan ganas para eso.

       Y a eso le adjunto una serie de acontecimientos que me han dejado un poco en... "hibernación"... Pues así estamos... La alegría de la huerta, como decíamos antes por aquí.

       La verdad es que un poco le estoy dando vuelta a todo, de manera que lo que veo negro, lo vea como un reto. Un reto nuevo, algo que con suerte me dará una inyección de energía.
       Pero necesito la suerte, y de eso hay escasez.

       Y se mezclan en mi cabeza esos miedos a que va a ser de mí mañana, cuando parta de cero. Esos miedos con lo que se seguro que voy a perder, y que quizá ya era hora... Y esos otros con lo que no conseguí recuperar, por mucho que lo intenté. Y el resultado es una bomba de relojería, que puede estallar, no dejando un pedazo en su sitio.

        Bueno, puede que sea el momento para dar un giro. Puede que esos retos me traigan nuevas ilusiones. Puede que me de cuenta que lo que voy a perder, debería haberlo dejado ir hace tiempo, y puede que acepte de una vez, que hay cosas que son irrecuperables.

        No lo sé... Tengo miedo a perder el control de mi vida. Y para eso soy muy ordenada. Eso de dejar las cosas al azar... me asusta.

        Antes pensaba, que a veces la vida nos enseña , a través de las cosas que les pasan a los que tenemos al lado. Nos enseña lecciones, que nos podemos aplicar a nosotros mismos, si no queremos que nos pase lo mismo.
        La cuestión es... Y realmente estoy feliz con lo que quiero conservar?. No lo suficiente. Si fuera suficiente, no me despistaría.

        Hace un rato, aconsejaba a una amiga, para que luchara por eso que quiere tanto. Lucha ! No lo dejes ir!.
        Y en el fondo me entristece ver, que yo no siento ese deseo por luchar. Si no ... lucharía con uñas y dientes.

         Y así pasan los días... mezclándose unas cosas con otras, unos problemas con otros, unos sentimientos con otros...

         Me encantaría ser tan fuerte como les puedo parecer a muchos. Pero no lo soy!. Tengo miedos !... Miedo a fracasar... Miedo a que se me escape la vida de las manos... Miedo al paso del tiempo... Miedo a no tener cojones para luchar por ser feliz... Miedo a tomar decisiones... Miedos que se mezclan. Unos con otros.

         Hacía tiempo que no escribía para soltar lastre... Y hoy lo necesitaba. Aunque se que en el fondo, no he sido del todo sincera. Si lo fuera... sería demasiado fuerte leerme a mi misma luego. Y mejor no... para que ?.

         Días negativos ???... uffff... mas bien épocas duras... Y si fuera solo lo laboral... ayyyy... si solo fuera eso... !! Eso es lo malo... que no solo es eso.

        Bueno, pues mañana intentaré levantarme como un obús... Con fuerza... Con cojones, oño!!! Y si el día está gris, pintarlo yo... del color que me de la gana. Pero además... creérmelo, que con hacerlo no vale.

        Y si mañana no sale el sol... ME LO IMAGINO Y PUNTO... De mí depende..


  

martes, 2 de febrero de 2016

¿Y MAÑANA?... MAÑANA VEREMOS...


 


    Casi se me ha olvidado lo que es sentarse delante del teclado, y dejar que las letras surjan. Sin adornos.

    Casi se me ha olvidado lo curativo que siempre me resultó llegar aquí, y plasmar mis sueños, mis fantasías, mis tontunas, mis problemas... Mi todo.

     Y no es que esto me solucionara nada, pero era como quitarme ese peso de encima, fuera lo que fuera.

     Soy una persona que no puedo dejar dentro nada, tengo que ir soltando lastre, si no enfermo. Soy como una bomba que explota si no tiene un agujerillo por donde ir soltando el vapor.

     Mejor dicho, era una persona que no podía dejar dentro nada.... patatín patatán. Porque de un tiempo a esta parte, ya contando en años, mi vida ha cambiado tanto, que no tengo tiempo ni para relajarme aqui.

     Y es que la vida nos cambia. Sí, nos cambia.

      ¿Que si necesito soltar lastre ahora?, pues no sé... posiblemente sí... Pero es un lastre tan pesado, que no sé ni por donde empezar. Tampoco merece la pena hacer una exposición de historias, porque aquí cada uno tiene bastante con las suyas.

      Estoy en ese momento en el que ves venir  los nubarrones negros... muyyyy negros... de tormenta incluso con huracán... sin embargo, ahí estoy... mirando.

      Llevo media vida trabajando en una empresa en la que soy feliz. Trabajo como una burra, pero soy feliz. Me gusta mi trabajo, me gustan mis compañeros, me gustan mis jefes y me gusta la empresa en general. En todos los sitios cuecen habas, pero a mi estas habas me gustan.
     
      Muchas veces leemos a la gente que pierde su trabajo, y luchan por quedarse porque lo necesitan para vivir. Yo también necesito trabajar para vivir... pero mas que económicamente, lo necesito psicológicamente. No me veo ahora de ama de casa. Y no es que me parezca una bajeza, al contrario !, pero no va conmigo.
      Yo necesito madrugar, arreglarme, salir , tener montones de obligaciones, relacionarme con personas que no son mi familia ni mis amigos cercanos. Necesito saber que soy independiente y que no necesito que me mantenga nadie, lo llevo haciendo toda la vida. Necesito tener responsabilidades. Necesito tener mi mente ocupada, si no...

      Se me pone hasta mala leche cuando me dicen que puedo aprovechar para estar en mi casa, ir al gimnasio, quedar con amigas... Pero que coño!!! yo no quiero hacer eso. Eso lo dejo para los días libres. El resto necesito estar desarrollando mente, no culo.

      Y después de media vida creciendo aqui, porque he crecido laboralmente aqui, veo que las nubes que se acercan, van a soltar la lluvia.

       Y no me gusta nada la idea. No me apetece empezar de cero. He luchado y trabajado mucho para empezar de nuevo y tratar de  demostrar si valgo para un puesto o no. Un puesto que llevo ocupando 20 años.
       Y eso en el mejor de los casos.

        Pensaba que esto no me estaba afectando tanto. Pero sí. Me está afectando mucho mas de lo que parece.. y lo que te rondaré morena.

        A la espera... a la espera.

        Y por otro lado... Mi vida cómoda. Mi situación personal. Tener prácticamente todo. De que me puedo quejar?. No tengo derecho ninguno a quejarme de nada. Sin embargo... soy incorformista de por vida. Y tengo esa grieta, que me hace soñar con lo que hace tantos años se llevó el viento.

         Esa grieta me ha llevado a vivir cosas que son para que la conciencia me estuviera bailando un rap. Pero... la conciencia... La conciencia... donde está?.

         Que fue de esa Susan que pensaba todo tanto?, que tenía tanto cuidado, que mimaba los detalles, que no quería que nadie sufriera, que no sabía decir no... Donde está esa Susan?...

         Pero el tiempo nos cambia. Nos hace costra. Y un día dejamos de decir SI a todo. Un día dejamos de preocuparnos por todo lo que dicen los demás, puesto que hagas lo que hagas, siempre habrá quien quiera joderte. Un día dejas de lado a esas personas que solo te quieren por interés. Un día... empiezas a ser tú. A hacer cosas que necesitas hacer... porque te das cuenta que el tiempo pasa... y estas viéndolo pasar, pero sin agarrarlo. Un día dejas de escuchar críticas, porque realmente no te importan en absoluto. Un día... un día te ves viviendo cosas que te hacen pensar si estás soñando o si realmente eres tú, la que ha cambiado tanto.

          Y la cuestión de todo es... que entre este enjambre, no puedo decir que esté triste. Ni que esté encogida. Mas bien, estoy un poco como esperando a verlas venir. Pero porque ya están asomando el morro, tanto en un sitio como en otro.

         Y en el fondo sé... que aunque a veces lo dude... puedo con todo lo que me proponga. Como siempre he hecho. Solo he necesitado algunas veces confiar mas en mí. Y ahora, pues confío.

         Ya veremos... ya veremos....
 
          Conforme están avanzando los acontecimientos, no me extrañaría nada que todo me diera una vuelta tremenda a mi vida. La cuestión es que trataré de que sea a mejor. No pienso permitir otra cosa.

          Como decía mi abuela .. "genio y figura hasta la sepultura" ...

          Y mañana? Mañana veremos...



viernes, 26 de junio de 2015

PARA TÍ , MI FANTASÍA...

 
                                        



   Hay personas, que aunque pasen los siglos de los siglos, siempre tendrán la facilidad de hacerte fantasear y soñar. Y pasa los años... y vienen los recuerdos, con una sonrisa...

    La vida nos cambia a todos... claro que sí. No sentimos igual, ni lo mismo.  Pero hay cosas... que no cambiarán jamás. Y cuando me acuerdo de aquellas "fantasías"... no puedo evitar retroceder en el tiempo.

    ¿Cuántas veces habremos fantaseado con que yo era tu secretaria?... ¿Recuerdas?...

    La idea de una relación jefe-secretaria, algo distante, delante de los demás. Pero luego salvaje y deseosa de tu puerta hacia dentro.. era tremenda.

    Imaginaba como me llamabas a tu despacho, y una vez solos.... ardía Troya.

    La idea de apoyarme en tu mesa, tú sentado en tu silla... con esa camisa impoluta y esa mirada de tremenda picardía, me hacía arder el cuerpo desde las piernas hasta la boca...

    Y que me subieras la falda, me desabrocharas mi blusa y te comiera la boca sin control... me hacía perder el sentido.

     Y si lo pienso, aún me imagino desabrochándote la camisa , y la bragueta de tu pantalón...mientras tú me comías estos pezones que tanto te gustaban...

     Creo que lo vivía de tal forma, que aún me tiemblan las piernas de imaginarte dándome la vuelta, bajándome un poco las bragas, y follándome allí.. sin contemplaciones, a lo salvaje y contra la mesa.

     Siempre me imaginé follando contigo así. Así y de mil y una maneras.... Pero ese polvo salvaje, era NUESTRO POLVO.

     Un día... recuerdo... esa fantasía de quitarme las bragas en la oficina y metértelas en tu cajón... o en el mío, da igual... Fotografiarme por debajo de la mesa y enviarte la foto. Aunque estuvieras un despacho mas allá... Y levantarme... pasearme por delante de tí... moviendo el culo... O agachándome casualmente delante de tí , que sabías lo que NO llevaba debajo, porque casualmente algo se me había caído.

     O ese mail de ordenador a ordenador... diciéndote que te esperaba en el baño... con las bragas a medio bajar.. para que hicieras lo que tú ya sabes...

     Hubiera pagado por vivir aquello contigo, jajajajajaja.... vaya que sí !!!! Creo que aún después de tanto tiempo, aún pagaría, jajajajajaja.

     Aquellas fantasías tremendas... que se quedaron en eso... Aunque no todo fue fantasía, y lo que fue real, fue aún mas tremendo.

     Te sentí tan de cerca, que si cierro los ojos, creo que te puedo oler... saborear... tocar...

     Pasaron los años, y hay canciones que son "tu", películas que son "tu" y palabras que son "tu".

     Y que me queda? Pues tú... de otra forma, pero TU.

     Con todo mi cariño... ya lo sabes tú...

    

  

   

martes, 19 de mayo de 2015

SIN MIRAR ATRAS

                     



   Que no !!! Que se acabó. Se acabó... todo se acabó. Y se acabaron los sueños incompletos, y se acabaron las esperanzas inalcanzables. Que se acabó!.

    Que solté ese lastre, esas cadenas que me tiraban hacia atrás, y no. No.

   Y vuelvo a ser yo ! Ahora sí. Con la boca grande, como yo la tengo. Con el corazón sincero, como yo lo tengo. Con la sonrisa fuerte, como yo la tengo.

   Que me quedé enganchada en historias imposibles, y aunque pensé que el tiempo no se acordaba de mí, me dí cuenta de que sí. Que el tiempo cura. Lo cura todo.

    Pero hay que querer. Hay que querer olvidar, hay que querer soltar, hay que querer vivir y hay que luchar.

    Que no te deseché, porque yo no soy así. Que las personas que he querido, las cuido, las busco, las atiendo. Solo que tú donde estabas hacías daño, y yo sabía muy bien, que ese no era tu lugar. Solo te he cambiado de sitio. En un sitio donde no dueles.

    Y vuelvo a ser yo!. Con mi energía, con mi alegría, con mi vida !!!!

    Y me da igual que llueva, que nieve o que caigan chuzos de punta. Que me levanto con sueño, pero enseguida revivo. Y busco lo que me da vida, y busco a quien quiere ser encontrado. Y busco ser feliz.

    Que por el camino van cayendo cosas, sí, pero me da igual. Que cada cual tiene su vida y hace por vivirla.

    Que me cansé de ser la que siempre está, la que siempre escucha, la que siempre comparte. Y que sí, que me he vuelto bastante egoísta, pero y que?. Que me da igual.

    Que el tiempo pasa, y la vida vuela. Y hoy cuando sonrío , aún se me ven los dientes. No quiero esperar a sonreir sincero cuando esté ya sin ellos.

    Que tengo energía para parar un tren !! Y aunque no tengo 20 años, ni las tetas donde las tenía, ni los ojos sin ojeras, me da igual.

    Y que ya no espero. Que el que espera, desespera. Y ya no tengo ganas ni paciencia para esperar a nadie.

    Y que quiero ser feliz, y que eso, solo depende de mí.

    Que me gusta trabajar, que amo a mi familia, que amo a mis amigos... A los que tengo al lado, a los que ya no, y a los que jamás tendré delante de mí. Pero y que?. Yo les sigo queriendo, porque soy a sí. Y ellos lo saben. Y el tiempo... el tiempo me dió la razón.

    Y me da igual. Que ya no tengo edad para estar con tontunas y  ruegos. Que tengo edad para vivir la vida, para disfrutar cada momento, y para seguir al frente.

    Y ya no paro... Ni paro , ni vuelvo .

    Que la vida son dos días, y yo los quiero feliz. Que la vida es grande... y mis ganas... mas.

    Se nota, no?.



   

viernes, 23 de enero de 2015

SOMOS COMO SOMOS

  


       Muchas veces he leído eso de ... "Si siempre actúas igual, y las cosas no te salen bien... cambia tu manera de actuar".

        Y desde luego, no hay nada mas cierto. Solo hay que tener paciencia para actúar de una manera distinta a como tú eres. Y por supuestísimo es muy difícil cambiar tu manera de sentir o ver las cosas.
        Hay que saber... y yo.. no sé.

        No sé quedarme impasible ante las cosas que me gustan, ante las personas que quiero , ni ante las circunstancias que me superan.
        No sé disimular cuando una persona no me gusta... ni tampoco cuando me gusta.
        
        Vamos... que no sé quedarme dentro ni lo bueno, ni lo malo. Simplemente no sé.

        Con los años he moldeado un poco mis impulsos... y lo mío me ha costado (bastante). Pero he de reconocer, que en el fondo no quiero cambiar. Aunque sufra... da igual.

        Envidio a las personas que se mantienen frias. A las personas que son capaces de razonar lo que les conviene y lo que no, y simplemente echan de su lado los sentimientos o las personas que pueden hacer tambalear su estabilidad. De un plumazo.

        Yo no sé. Ni quiero. Y es que no sé vivir las cosas a medias, ni sé querer a medias, ni sé darme a medias. Cuando digo de dar y de amar... lo doy todo. Agradezco todo tanto!.. disfruto todo tanto! Valoro todo tanto!... Y cuando confío... confío tanto...

        ¿Que pasa cuando es al contrario?... ¿que pasa cuando estoy dolida?... pues que de la misma manera, ese dolor también lo vivo al máximo.

        Yo no tengo una caja con llave para guardar mis sentimientos, ni mis pensamientos. No la tengo !. Y es que aunque consiguiera meter esas cosas dentro, se saldrían por otro lado. Habría fugas... y mis sentimientos saldrían por algún sitio... Como cuando se filtra el agua...

        La verdad... es que antes, escribir, era mi manera de soltar lastre. Pero comprobé que realmente me quedaba desnuda. Desnuda delante de todos. Y me daba igual, pero era consciente de que me volvía vulnerable. Demasiado.
        Y opté por la versión "B", que era centrarme en otras cosas, como el trabajo. Y cada vez que me daban unas ganas locas de soltar lastre... de contar como me sentía... de sacar lo que tenía dentro... en vez de escribir, me centraba en trabajar.

        Laboralmente me ha venido muy bien... aunque tengo que reconocer, que echo de menos poder ser tal y como realmente soy... y si me quedo desnuda ...¿que mas da?. Pero también me he dado cuenta de una cosa, y es que se puede sentir muuuucho, pero no es necesario decirlo con pelos y señales. ¿Por qúe?, pues porque simplemente, las personas no sabemos valorar a los demás cuando los tenemos seguro.

       Todo este
tiempo he aprendido también mucho. He aprendido a saber quien está de verdad. He aprendido que las personas que te quieren, te quieren igual, estés guapa o fea, simpática o insoportable. Y que en la vida, el viento se lo lleva casi todo. Pero que lo que el viento no se lleva, no lo arranca ni un huracán.

       Está bien mostrar tu "realidad", tu cariño, tu amor... pero solo y únicamente a quien de verdad lo aprecia y lo comparte. Lo demás... sobra.

       Después de tanto tiempo, puedo decir que he crecido (y no solo a lo ancho :):):)), sino como persona.
Valoro lo que tengo. Conservo lo que quiero. Cuido lo que me llena. Y aprendo... aprendo todo lo que puedo. Porque aprender y esforzarte, te hace crecer y te da una satisfacción interior alucinante.

       Y lo mejor de todo... es que aún creo. Creo en las personas, en los sueños, en las posibilidades y en la vida. Creo en quien parece que está lejos, pero en el fondo está cerca. Creo en los demás y en mí.

        Somos como somos... claro que sí. Y si a veces soy una montaña rusa... ¿que?.. pues nada... que me divierto.. y prefiero subir y bajar que ser un puñetero encefalograma plano.

        ¿Quien quiere una caja para guardar sus sentimientos, sus ilusiones y sus miedos?. Yo no.


      

        

             

viernes, 7 de noviembre de 2014

CÍCLICO

  
   En esta vida todo es cíclico. Absolutamente todo.

   Hay un dicho por ahí que dice algo así como que nada es eterno... ni lo bueno, ni lo malo. Y los años y la vida nos demuestra , que todo da vueltas.

    Las modas dan la vuelta. Las situaciones dan la vuelta. Las costumbres dan la vuelta. Todo vuelve.

    Las personas huímos de la rutinas. Todos en general. Y por eso, pasamos épocas en nuestra vida, de todos tipos.

    Cuando eres niño, deseas la libertad del jóven. Cuando eres joven y has estado bajo el control de tus padres... necesitas la independencia. Pasamos años de libertad, (unos mas y otros menos), en los que vivir mundo y conocer cosas, es lo que mas nos preocupa. Todo es incertidumbre... el trabajo... el futuro... etc, pero la vitalidad nos da fuerza para eso y para mas.
     Esta época, es la que llamo yo de Atila, porque nos creemos que podemos con todo (somos muy optimistas).

     Y después de unos años haciendo lo que nos da la gana... tendemos a la calma, a la pareja, a la estabilidad... a todo lo contrario de las locuras de joven. Esta época es larga (para unos mas que para otros)..., y cuando los hijos comienzan a hacerse mayores y a necesitarnos menos... es cuando vienen las crisis. Es cuando vienen esos días en los que te planteas, que llevas años viviendo para la familia y te has olvidado de tí. Y entonces, necesitas recuperar tu vitalidad, tus ilusiones.... etc.

     No a todo el mundo, pero sí a una mayoría, les pasa esto. Es como la necesidad de salir de ese letargo y volver a sentirse vivo. Volver a sentirse fuerte. Volver a vibrar.

     Algunos le llaman la segunda pubertad. A mi no me gusta, porque está claro, que en esta etapa tienes muyyy claro cuales son tus responsabilidades, y cuales son tus obligaciones, solo que te tomas un respiro.

     Y en ese respiro... puede arder Troya, o no. Simplemente una etapa para recordar.

     Para luego... cuando toda esa fuerza pasa, cuando todas esas novedades dejan de serlo... y cuando esa necesidad de sentirse vivo se convierte en rutina... volvemos a la calma. Porque lo necesitamos.

     Y así nos pasamos la vida. Viviendo momentos y situaciones, hasta hincharnos . Y cuando ya eso deja de ser novedad... necesitamos todo lo contrario, o sea, lo que teníamos antes.

      Somos raritos de narices. O no?.

      Yo lo comparo como cuando a mi hijo le encanta una comida, y quiere comer siempre eso. Y come, y repite, y repite. Hasta que tantos días come de eso, que de una, no quiere volver a comerlo. Y pasado un tiempo, se acuerda de lo rico que estaba, y entonces quiere otra vez.

      Somos como los niños. Solo que en la vida, no hablamos de comida. Hablamos de personas... de circunstancias.

      Sabemos de personas que están a nuestro lado, y a veces, las descuidamos. ¿Por que?, porque todo en esa persona se vuelve rutinario para nosotros. Hasta que se cansa y se va. Entonces... echamos de menos aquellas cosas que antes no apreciábamos.

      Cíclicos... somos cíclicos. Y siempre tendemos a desear lo que ya no tenemos y que un día si tuvimos.

      Pero esto es así. Yo soy así. La gente que me rodea es así, y la vida en general es así.

      Tampoco está mal tener momentos de todos. Ni todo en el mundo es vivir en letargo, ni todo es arroyar. Un poco de todo y una línea media... quizás es lo mejor.

      Epocas de calma.... sí. Miedo me da cansarme de esa época.
  

lunes, 27 de octubre de 2014

DECEPCION


   Hace mucho que no escribo, y hoy realmente lo necesito. Esta ha sido mi medicina mental durante mucho tiempo, y dejar de tomarla, me está haciendo estragos.

   Escribir, liberar lo que tengo dentro... mis sueños, mis penas, mis pensamientos, mis miedos.

   Durante mucho tiempo dejé de escribir libremente, porque hay demasiada gente que me conoce ya, y luego me piden explicaciones. Explicaciones por sentirme mal, explicaciones por no portarme bien, explicaciones por todo. Y estoy cansada de estar toda mi vida dando explicaciones.

   Si me porto mal, ¿que?. ¿A cuantos de los que leen les han dado la santidad?. Si me siento mal ¿que?..¿no puedo?... Acaso los demás no se equivocan??? Solo soy yo?.

   No, todos nos equivocamos. O quizás no nos equivocamos, pero hacemos en cada momento lo que queremos. Y punto peloto. Pero yo... como que tengo que ser buena. La niña buena.

   Toda mi puta vida he sido la niña buena. Hasta que me harté e hice lo que toda la vida había evitado... abrir la dichosa caja de los truenos. Sí... la abrí... Sin darme cuenta que esa caja una vez abierta, ya no podría cerrarla jamás.

   Esa caja me ha dado momentos inolvidables... pero también lágrimas. ¿Y que?. Abrirla me recordó que seguía estando viva, que no era un jarrón en el salón... ni una muñequita buena y ordenadita a las órdenes de los demás.

   NO. No era ni soy un jarrón, soy una mujer. SI. Una mujer que a veces hace y desea lo que todo el mundo. Solo que en algún momento dado, le he echado valor para hacer lo que me ha salido de los mismísimos. Como mucha gente... por cierto, sí. Y lo mejor, es que no me arrepiento de nada en absoluto. DE NADA.

   Pero parece que no debo salirme del camino. Noooo.... debo seguir siendo siempre... durante toda mi vida... hasta que me muera aunque sea de asco... la nenita buena, la trabajadora, la obediente, la que evita los conflictos, la amiga de mis amigos, incluso de esos que pasan de mí como de la mierda. Y estoy cansada.

   La vida da muchas vueltas, y en una de esas vueltas, yo he retrocedido en el tiempo unos cuantos años. Pero no para que me desaparezcan las arrugas, sino porque he vuelto a aquella etapa, en la que me pasaba el tiempo trabajando. Todo el santo día trabajando y sin tiempo para respirar. Agobiada por el trabajo, por la casa, por las obligaciones con mi hijo... Sin tiempo para reirme con mis amigas, que van peor que yo. Sin tiempo para volver a sentirme viva, y sin tiempo si me descuido, ni para follar. Sí... follar. Aunque quede poco fino, lo digo como lo siento.

   Y lo peor de todo , son las cosas que veo de esas personas para las que siempre he estado, pero que ahora, es como si no existiera, por el simple hecho, de que no insisto ni voy detrás.

   Entonces me paro a pensar, y me doy cuenta, de que en el momento en el que dejo de darlo todo, por las circunstancias de la vida... En el momento en el que dejo de ser la ronriente y simpática.. la que siempre está para los demás... a los demás, les importa un verdadero rábano.

   Y entre medias otras cosas, que se cruzaron en mi camino hace tiempo y que hacen mas que daño, y que en realidad, estoy tan decepcionada, que no merece la pena ni nombrarlas.

    Al final, lo que mas me duele de todo, es sentir la decepción ... DECEPCION en mayúsculas, con personas por las que habrías puesto la mano en el fuego.

    Esas personas que siempre has pensado que eran especiales, que eran amigos, que eran verdaderos caballeros.. y NO. Eso no existe. A estas alturas, ni amistades ni nada. Realmente, hay pocas personas que realmente son como dicen ser. Pocas.

    Será que tengo un mal día... no sé... pero es como si mi mundo, de una se estuviera estrechando y haciendose pequeño. Y puede que la culpa sea mía. Mia... por confiar en las palabras de los demás. Mía por ser demasiado responsable. Mía , por ser demasiado buena. Mía, porque me educaron para intentar cumplir siempre con lo que digo. En definitiva.. mía.

     Gente que te utiliza una y otra vez, en nuestro día a día, en nuestro trabajo, en nuestro entorno, en todos sitios.

      Y estoy cansada... de verdad. Ojala y fuera una cabrona, una borde, una verdadera capulla. Ojala y aprendiera a tratar a los demás como me tratan a mí. Pero soy de la vieja escuela, y me enseñaron que a los demás hay que tratarlos , como te gustaría que te trataran a tí.

      Bueno... somos que somos... pero nadie es perenne. Yo tampoco. Y el día que digo de olvidar, lo hago para siempre.

      Hablar sola no viene mal de vez en cuando...